11/28/2021

«Vivimos en condiciones indignas»: Los campesinos hacen un ‘verdurazo’ frente al Congreso argentino para exigir la titularidad de sus tierras

Solicitan que se apruebe una ley que garantice el acceso a créditos bancarios para poder adquirir terrenos y producir de modo agroecológico.

La Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) de Argentina inició este lunes una protesta de cuatro días con acciones en todo el país, cuyo epicentro es en la Ciudad de Buenos Aires, frente al Congreso, donde están haciendo un ‘verdurazo’ —regalan frutas y verduras— y planean acampar durante las próximas jornadas.

Al igual que en otras típicas manifestaciones de la agrupación, en la capital pueden verse a cientos de ciudadanos haciendo una fila para recibir alimentos gratis, mientras los pequeños productores dan a conocer su reclamo.

En concreto, exigen que se avance con el proyecto de Ley de Acceso a la Tierra, presentada en el Poder Legislativo por tercera vez el año pasado, habiendo ingresado inicialmente en 2016. La normativa anhelada por los campesinos plantea el lanzamiento de créditos bancarios accesibles y fáciles de pagar para poder adquirir sus propios terrenos. Actualmente, la gran mayoría de ellos son arrendatarios, y deben afrontar elevados costos.

«Somos los que producimos más del 60 % de los alimentos que hay en la mesa»

Lucas Tedesco, vocero de la UTT, la explica a RT la desigualdad que caracteriza al sector alimenticio: «Más del 70 % de los pequeños productores campesinos alquilamos la tierra», subraya. En este gran negocio, dominado por pocos, «el 40 % de la tierra cultivable del país está en manos de 1.200 familias«, afirma el dirigente.

En ese marco, el ruralista lamenta la poca atención que reciben, pese a ser actores primordiales para la sociedad: «Somos los que producimos más del 60 % de los alimentos que hay en la mesa de los argentinos y las argentinas, y vivimos en condiciones indignas».

Además, esta nación sudamericana, de inmensas extensiones territoriales, afronta un histórico problema: en las ciudades, hay grandes concentraciones poblacionales, mientras que en el resto del país todo está semivacío. De hecho, Tedesco indica que «solo el 8 % de la población es rural», en una nación que durante mucho tiempo fue conocida como ‘el granero del mundo’.

«Pedimos esta ley para empezar a construir un modelo de alimentos sanos, soberanos, por fuera de las lógicas de explotación y contaminación», enfatiza. Sin embargo, la propuesta no se ve reflejada en la actividad de los legisladores argentinos. «No entendemos por qué no avanza», lamenta el activista agrario.

Es que, mientras en las calles hay movilización popular, en las cámaras todos está estancado. Cuando ingresaron el proyecto, durante la administración de Mauricio Macri, no obtuvieron los respaldos necesarios. Ahora, cuentan con algunos apoyos de legisladores y dirigentes cercanos al Ejecutivo de Alberto Fernández, pero a fines prácticos, no se atiende el pedido para democratizar cómo se distribuye el territorio.

La idea de la UTT es lanzar un plan similar al Procrear, un sistema crediticio apuntado a ciudadanos de clase media, con el objetivo de que compren terrenos para construir sus propias viviendas. Fue un pilar durante el último Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y continúa hasta hoy. «Estamos pidiendo algo así, pero rural, para que los pequeños productores puedan acceder a la tierra», dice Tedesco. Desde la organización, señalan que no quieren nada regalado; solo piden facilidades para financiarse con su trabajo.

Plan de lucha

Además de la capital, las manifestaciones se desarrollan en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro y Chubut. La protesta incluye movilizaciones, festivales culturales, charlas, talleres y proyecciones.

«Vamos a hacer un ‘panazo’ y ‘asadazo’, con carnes de familias productoras, para demostrar que sí se pueden construir precios, pero con otro modelo», avisa el portavoz. Y añade: «No atado a las grandes multinacionales, ni cadenas de supermercados, ni intermediarios, que fijan los precios en Argentina». En el país latinoamericano, la inflación es uno de los peores problemas de la economía.

Pero, más allá de actos simbólicos para lograr difusión, también hay acciones más duras, protagonizadas por mujeres campesinas: «En el partido de Zárate estamos bloqueando las puertas de entrada de la empresa multinacional Bayer-Monsanto, responsable de la contaminación de los alimentos, el suelo y el agua», expresa.

«Hoy producen soja, mañana vasos de plástico»

Entre tanto, el contexto social y económico de Argentina es delicado. Los bajos salarios y los altos precios de los alimentos dificultan la capacidad de consumo de la población. «Después de cuatro años de un Gobierno neoliberal y dos de pandemia, con un Gobierno progresista, hay una crisis económica en donde los precios no paran de subir», comenta Tedesco.

En ese marco, la administración de Fernández se propone a lanzar un congelamiento de precios, «pero las grandes multinacionales y agroalimentarias amenazan con desabastecer las góndolas de supermercados y mercados en general», repudia el dirigente.

«A estos grupos concentrados que atentan contra la democracia, no les interesa el alimento, simplemente buscan la renta y especulación», critica. Y agrega: «Poco les importa el campo de Argentina. Hoy producen soja, mañana vasos de plástico».

Para la Unión de Trabajadores de la Tierra, las corporaciones «son las que acuerdan con cámaras agroalimentarias desabastecer y hacer los aumentos». Sin embargo, el entrevistado remarca que «el Gobierno se tiene que hacer cargo». Y concluye: «Asumió hablando de ecología y economías regionales. Es necesario que se empiecen a tomar medidas, si no, la derecha sigue gobernando a través de las presiones de grandes empresas». 

Fuente: Rt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *