Vacuna de AstraZeneca: una investigación explica la causa de los casos de trombosis

MOSCÚ. Nuevas investigaciones han identificado anticuerpos inusuales que parecen haber causado, en casos raros, coágulos sanguíneos graves y a veces mortales en personas que recibieron la vacuna contra el Covid fabricada por AstraZeneca. El motivo preciso de estas reacciones poco frecuentes a la vacuna sigue siendo un misterio.

Equipos científicos de Alemania y Noruega descubrieron que las personas que desarrollaron trombosis tras la vacunación habían producido anticuerpos que activaban sus plaquetas, componente de la sangre que interviene en la coagulación. Los nuevos informes añaden amplios detalles a lo que los investigadores ya han declarado públicamente sobre este trastorno sanguíneo.

Las personas más jóvenes parecen más susceptibles que las mayores, pero los investigadores afirman que no se conoce ningún problema de salud preexistente que predisponga a las personas a tener esta inusual reacción. Eso es preocupante, dicen, porque no hay forma de saber si un individuo corre alto riesgo.

Los informes sobre las trombosis ya han llevado a varios países a limitar la vacuna de AstraZeneca a las personas mayores o a dejar de utilizarla por completo. Estos casos han supuesto un duro golpe para los esfuerzos mundiales por detener la pandemia, ya que la vacuna de AstraZeneca -fácil de almacenar y relativamente barata- ha sido un pilar de los programas de vacunación de más de cien países.

La Agencia Europea del Medicamento, organismo regulador de la Unión Europea, ha subrayado en repetidas ocasiones que el trastorno de la coagulación es poco frecuente y que los beneficios de la vacuna superan con creces sus riesgos.

Pero cuando un efecto secundario tiene el potencial de ser devastador o fatal -como las trombosis cerebrales vinculadas a esta vacuna- algunos reguladores y segmentos del público consideran que el riesgo es inaceptable, aun cuando sea sumamente infrecuente.

Hasta el domingo, los organismos reguladores europeos habían recibido informes de 222 casos de este problema raro de coagulación de la sangre en Gran Bretaña y el Espacio Económico Europeo de 30 países (la Unión Europea más Islandia, Noruega y Liechtenstein).

Dijeron que unos 34 millones de personas habían recibido la vacuna de AstraZeneca en esos países y que los problemas de trombosis aparecían en aproximadamente 1 de cada 100.000 receptores.

Los organismos reguladores europeos informaron que, hasta el 22 de marzo, habían llevado a cabo revisiones detalladas de 86 casos, 18 de los cuales habían sido mortales.

El estándar de seguridad de las vacunas se fija a un nivel muy alto, porque se administran a personas sanas. La vulnerabilidad aparentemente mayor de los jóvenes a este trastorno de coagulación es especialmente preocupante, ya que ellos tienen un riesgo menor que el de las personas mayores de sufrir una enfermedad grave por Covid. Estas diferencias indican que, en general, en comparación con las personas mayores, los jóvenes pueden tener menos que ganar y más que perder con la vacuna de AstraZeneca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *