Un oso pardo despierta después de hibernar y mata 38 renos y 18 alces en dos meses

Después de hibernar, los osos pardos cambian sus hábitos de caza y pueden ser depredadores voraces de crías de renos y alces.

Un estudio encabezado por la Universidad de Nottingham Trent (Inglaterra) y la Universidad de León (España) descubrió que los osos pardos ‘altamente depredadores‘ son capaces de aplicar estrategias de caza activa que consisten en cambiar sus áreas de distribución con tal de aprovechar los periodos de parto de renos y alces para poder cazar a sus crías con mayor facilidad.

A través de un collar rastreador, el equipo siguió vía GPS los movimientos de 15 osos pardos durante dos años en la provincia de Norrbotten, al norte de Suecia. Al mismo tiempo, los biólogos colocaron collares de proximidad en más de 2,500 renos hembra adultos que enviaban una señal a los científicos cada vez que los osos se encontraban cerca.

osos pardos
Getty Images

Una vez que los osos salieron de su largo periodo de hibernación, el equipo notó que comenzaron a cambiar su área de distribución dejando de lado los bosques de coníferas y en su lugar, buscaron terrenos elevados donde suele haber renos con sus crías. Al mes siguiente, los osos volvieron a modificar su comportamiento y ahora se dirigieron a zonas preferidas por los alces y sus crías recién nacidas.

Uno de los 15 osos monitoreados (una hembra de 13 años) mató 38 crías de reno al primer mes de su activación tras su periodo de hibernación y la siguiente semana, cazó 18 alces jóvenes. Este comportamiento de caza activa es una estrategia para aprovechar al máximo el período de parto de sus principales presas y al mismo tiempo, recuperar el peso perdido durante la hibernación.

El equipo descubrió que conforme se aleja el invierno y las actividades humanas recreativas aumentan en áreas cercanas a su hábitat, los osos pardos se alejan de los caminos de grava y terracería, cambiando su alimentación carnívora a una dieta principalmente basada en bayas antes de volver a su hibernación.

“Está claro que los osos altamente depredadores imitan los tipos de cobertura terrestre de renos y alces y se superponen con presas vulnerables y disponibles estacionalmente. Tal proceso muestra una estrategia de caza activa en primavera, cuando su dieta depende más de la proteína animal que durante el resto del año”, explica el Dr. Antonio Uzal Fernandez, experto en conservación de la vida silvestre de la Universidad de Nottingham Trent.

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.