The Spanish Princess II”, un melodrama real

 

La última parte de la miniserie sigue a Catalina de Aragón como monarca, combatiente, esposa y mujer. Una telenovela con la clara intención de reivindicar su figura y presentarla a los tiempos actuales.

 

“He renacido como inglesa”, lanza una corajuda Catalina de Aragón (Charlotte Hopper) de cara a sus súbditos. Es un momento clave del primer episodio de The Spanish Princess II, conclusión de la miniserie que STARZPLAY estrenará el próximo domingo. Viste de luto -acaba de perder a su hijo- y en su reaparición pública le declara la guerra a Francia. Para sorpresa de Enrique VIII (Ruairi O’Connor), el pueblo viva a quien él mismo definió como “la criatura más bella del mundo”. Sobre el lampiño rey, cabe decir, aún no cuelga el título de asesino de esposas. La dama del título, hija menor de los Reyes Católicos, la viuda de Arturo de Gales, a la que su marido sustituyó por Ana Bolena, la del corazón negro, aquí cuenta con otro perfil. Mejor dicho, esas postales conviven con la de una mujer capaz de comandar una batalla preñada. La segunda parte de esta entrega creada por Emma Frost consta de ocho capítulos.

The Spanish Princess es un auténtico novelón cortesano que sigue la estela de The Tudors y completa la trilogía conformada con The White Princess y The White Queen. Más allá de las licencias históricas (en España la odiaron), su atractivo reposa en el punto de vista, la estética pictórica y el tono melodramático con el que se narra el romance de Catalina y Enrique VIII y repasan hits de esta casa real (la batalla de Flodden y el nacimiento de la iglesia anglicana). “Contarla en dos temporadas fue brillante porque vemos dos viajes muy distintos. Todo el amor se derrumbará”, asegura Ruairi O’Connor entrevistado por Página/12.

-¿Cómo fue construir un personaje conocido por sus femicidios y la estampa del retrato de Hans Holbein?

-Se construye desde muchos lugares. Algunos son muy pequeños pero es cierto que el retrato de Holbein y el que haya asesinado a sus esposas está al tope de todo lo demás. Son la punta del iceberg. Y diría que en esta serie nos focalizamos en lo que está por debajo. El retrato de Holbein lo usamos en la serie porque Enrique VIII deseaba proyectar cierta imagen. Y también tuve en cuenta lo que hizo con sus esposas. ¿Cómo es que alguien que en sus comienzos es cariñoso y cálido se vuelve un asesino tan frío?

-¿Cómo era su relación con las mujeres y con Catalina en particular?

-Hay que tener en cuenta que Enrique fue criado por mujeres, especialmente por su abuela. En este contexto la mujer era vista como algo débil, frágil y los hombres tenían que demostrar su valentía. El parecía adorar con locura a las mujeres. Al punto que se casó en seis ocasiones. Pero mató a varias de ellas. Por eso es tan rico el punto de vista de esta serie. Que se cuente a través de los ojos de una mujer sirve a su vez para entender más a Enrique VIII.

-¿Cree que tiene alguna resonancia esta serie con el movimiento feminista actual?

-Sí. En el programa también lidiamos con el rol de la mujer y la fertilidad. O lo que significa ser madre. Ella llevó adelante varios embarazos y muchos acabaron de manera trágica. Y si no tenía un hijo el reino caía. Era la reina pero no era dueña de su cuerpo. Enrique la amaba pero ella no podía darle un heredero y eso la colocaba en un lugar de gran peligro. Era una mujer con un perfil muy fuerte y a Enrique VIII eso le atraía. Lo que siente por ella se va volver en su contra. En un momento él la aborda y le pregunta: “¿por qué no puedes ser una esposa en vez de una reina?”. Esa frase define lo que era su vínculo. Y a su vez es lo que va a sellar su final.

* Fox Premium emitió ayer “A Certain Domain”, el postergado episodio “final” de la décima temporada de The Walking Dead. Por otro lado, se anunciaron seis episodios adicionales que se verían a comienzos de 2021 y una serie basada en los personajes de Daryl (Norman Reedus) y Carol (Melissa McBride). Eso no es todo. Este lunes a las 22, AMC estrenará TWD: World Beyond, spinoff que expande la mitología con el foco sobre la primera generación crecida en este escenario de supervivencia zombie. El lunes 12, desde la misma pantalla, se estrenará la sexta temporada de Fear The Walking Dead. El apocalipsis pergeñado por Robert Kirkman, paradójicamente, no tiene fin.

* Acorn TV comenzó con su desembarco en la región. La plataforma de VOD está focalizada en series británicas, europeas y otros rincones angloparlantes (Australia, Nueva Zelanda, Canadá). Ofrece acceso gratuito por siete días para empaparse dramas, comedias y suspenso como Miss Fisher’s Murder MysteriesLine of DutyPatrick Melrose y Hidden. Streaming a la hora del té.

* El 15 de noviembre Netflix estrenará la nueva temporada de The Crown. Y con ello una nueva etapa en la íntima vida pública de Isabel II (Olivia Colman). Los ’80 implican la aparición de Margaret Thatcher (Gillian Anderson) y Lady Di (Emma Corrin). Tras estos diez episodios, Imelda Staunton se encargará del papel de la soberana de Estado más longeva del mundo.

El personaje:

Dwight Schrute de The Office (Rainn Wilson). Toda oficina tiene su lobo con piel de cordero. Y The Office tuvo a Dwight. Desconsiderado, individualista, frío como el hielo, capaz de obrar para el bien y –mayormente- para el mal. Su amabilidad escondía los dientes más afilados de la papelera Dunder Mifflin. Mató al gato de una compañera y roció con gas paralizante a un colega, provocó un incendio e intentó quedarse con el puesto de su jefe. Michael Scott se dio cuenta a tiempo y en reprimenda lo obligó a lavarle la ropa durante todo un año.

Fuente: PAGINA 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *