Desde siempre, la radio ha sido una fuente inagotable de talentos que surgieron con programas propios y alcanzaron notable suceso para luego proyectarse hacia otros campos del arte como la música, el canto, el teatro, la literatura, el cine o el arte fotográfico.

Las inclinaciones artís­ticas encuentran en la radio el escenario más propicio para desarrollar y proyectar los valores que for­man parte y enriquecen el acervo cultural del país. Por ello, entre las historias sur­gidas en la radio hoy nos toca poner en tiempo presente la rica trayectoria de un gran profesional, quien desde fines de la década de los años 50 hasta nuestros días ha dado muestra de su gran capacidad y creatividad.

VICENTE MARSAL

“Me inicié a temprana edad en radio. Entre los 17 y 18 años (1959/1960), Cimefor de por medio, incursioné en una emisora muy singular. Era de pequeña potencia, pero con la suficiente para escucharse en toda Asun­ción y pueblos cercanos, y no solo de día, sino las 24 horas, característica que la volvía única gracias a sen­dos acumuladores accio­nados por las noches para ahorrar energía. Se llamaba Mcal. López, dirigida por J. Manuel Chamorro Damus, quien por razones de críti­cas diversas, y una en espe­cial, a las bárbaras actuacio­nes represivas de la Policía Montada en contra de ven­dedoras del Mercado 4 en su programa editorial “El Radioperiódico del Pueblo”, le valió que una noche le ame­trallaran la radio”, nos cuenta Vicente, evocando sus inicios en Radiodifusora Mariscal López, otra de las emisoras clausuradas en 1961.

Otro artista internacional de fama, Andy Moss, uno de los últimos integrantes originales de Los Plateros, en su visita a Asunción, en el programa “Radionoche”, creado y conducido por Vicente Marsal. Principios del año 2000, en Cardinal FM.
Otro artista internacional de fama, Andy Moss, uno de los últimos integrantes originales de Los Plateros, en su visita a Asunción, en el programa “Radionoche”, creado y conducido por Vicente Marsal. Principios del año 2000, en Cardinal FM.

Los programas creados y dirigidos por Marsal –a quien lo conocimos en los años 70 cuando nos iniciá­bamos como locutores– son de mucha riqueza de conte­nido y tienen su sello perso­nal. A más de poseer una voz microfónica, era cuidadoso de sus expresiones, siem­pre con mucho respeto a la audiencia.

Nos cuenta igualmente Marsal sobre su tarea en Radiodifusora Mariscal López, ubicada cuando entonces en la esquina de las calles 14 de Julio (hoy Man­duvirá ) y O’Leary: “En esa muy escuchada emisora de talento libertario en cuanto a opiniones, tenía yo un pro­grama de 30 minutos al que le llamé ‘El radio club del disco’ con materiales pro­porcionados por Casa Vila­desau. Aquí cabe mencionar que un compañero de juven­tud, Tomás Palau Viladesau, también tenía un programa musical llamado ‘Platea de la música’. Ambos promo­cionábamos los discos nue­vos que la Casa Viladesau, de su familia, traía semanal­mente desde la Argentina. Décadas después un artí­culo firmado por Gerardo Halley Mora, director de Radio Paraguay, afirmaba rotundamente que fui­mos nosotros los primeros “disc-jockeys de la radiofo­nía paraguaya”.

Con el cierre de la emisora, Marsal fue a radio Ñan­dutí, que iniciaba sus emi­siones en su local de Ante­quera 654, conformando el primer grupo de locutores a más de su tarea de publi­cista. Y nos cuenta: “Animé por muchos años el pro­grama ‘Olympia Show’ por las máquinas de escribir que representaba Ricardo Carrasco Stani. ¡Los oyen­tes me hacían pedidos musi­cales por cartas que dejaban en la emisora! Me tocó en un momento ser el presentador en la fonoplatea de Ñandutí del cantante en auge de esos años: Leo Dan. También fui dibujante y colaborador de una revista deportiva de los Rubin llamada Estadio, de escasa resonancia”.

Después vinieron otras acti­vidades como la creación de su propia agencia de publi­cidad en 1968 y, a la vez, en Emisoras Paraguay siguió presentando para la Casa Viladesau los discos recién llegados de la Argentina en el programa “El radio Club del Disco” y por las noches un programa de cine titu­lado “Tercera Dimensión”, bajo la dirección de Alfredo Baumann.

Una trayectoria importante que se ha desarrollado por varios de los medios radiales de renombre fue la desarrollada por Vicente Marsal. Su otra pasión, el arte fotográfico y el cine merecen un capítulo aparte.
Una trayectoria importante que se ha desarrollado por varios de los medios radiales de renombre fue la desarrollada por Vicente Marsal. Su otra pasión, el arte fotográfico y el cine merecen un capítulo aparte.

“VIERNES DE TERROR”

La extensa trayectoria pro­fesional ubica a Vicente Marsal en los años 70, y relata: “me incorporé al staff de radio Chaco Boreal de don Gerardo Torcida, el mejor director de radio que he conocido, en un horario difícil para aquella época: de 23:00 a 2:00, pero haciendo de tripas corazón hice el programa ‘Trasno­che 4’, en el que logré crear una audiencia distinta a la que dediqué entrevistas cul­turales, música apropiada para esa hora y un programa independiente que gustó muchísimo: ‘Viernes de Terror’ con cuentos narra­dos de escritores de la talla de Howard P. Lovecraft, Ray Bradbury, Edgar Allan Poe y muchos otros. Como los cuentos de terror se acaba­ron, al menos en mi biblio­teca, pasé a contar cuentos raros, insólitos de literatura sorprendente y bellísima. Con el tiempo este espacio de 30 minutos de los vier­nes pasó a llamarse ‘Vier­nes insólito’, que tuvo una duración de 33 años, todo un récord cultural”.

Más tarde, Jalil Safuán, director de radio Canal 100 FM, lo contrata para poten­ciar la emisora con resul­tados alentadores para el medio, que se posicionó en el primer lugar de la audien­cia. Poco después surge “Cardinal FM”, creado con el sello de Marsal, donde a más de la gran potencia de sus emisiones ofrecía una excelente programación musical. También condujo destacados espacios con la presencia de figuras artísti­cas internacionales de gran renombre. Radio Curupayty FM, Primero de Marzo FM, Cordillera FM fueron otros tantos medios radiales por donde también le cupo una destacada tarea profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *