Rescatan sana y salva a una niña secuestrada hace más de dos semanas en Australia

La Policía la halló encerrada en una casa en la localidad costera de Carnarvon, cerca de donde había desaparecido

Una niña australiana que fue secuestrada de un campamento hace más de dos semanas fue encontrada este miércoles en buenas condiciones en una casa encerrada, donde dijo a los policías: «Me llamo Cleo».

Cleo Smith desapareció en octubre de la carpa en la que acampaba con su familia en el estado de Australia Occidental, desatando una búsqueda frenética por aire, tierra y mar con 100 oficiales, en medio del temor de que hubiera ocurrido una tragedia.

La niña fue hallada sola en la casa en la localidad costera de Carnarvon, cerca de donde desapareció, informó la policía estatal.

«Uno de los oficiales la levantó en sus brazos y le preguntó ‘¿cuál es tu nombre?’», dijo en el comunicado el subcomisario Col Blanch. «Ella respondió ‘me llamo Cleo’».

La Policía detuvo a un hombre de 36 años sin vínculos con la familia después de irrumpir en la casa de madrugada.

Cordón policial ante la casa donde fue encontrada la niña
Cordón policial ante la casa donde fue encontrada la niña – Efe

La menor fue reunida con sus padres poco después, y su madre Ellie expresó su alivio en redes sociales. «Nuestra familia está completa de nuevo», escribió en Instagram con una foto de Cleo.

Previamente, Ellie Smith había narrado en sus redes la angustia que sintió cuando abrió la carpa y descubrió que no estaba su hija mayor. Sus clamores de ayuda desataron muestras de apoyo en toda Australia.

Blanch dijo a una radio local que vio a «detectives experimentados llorando de alivio» tras encontrar a Cleo.

Búsqueda intensiva

La Policía utilizó recursos de inteligencia, imágenes de vigilancia y análisis forense para encontrar a la niña, mientras numerosos voluntarios recorrieron la zona en busca de evidencias.

La Policía ofreció un millón de dólares australianos (750.000 dólares estadounidenses) por información que facilitara la ubicación de Cleo cuando desapareció de la carpa en la que acampaba su familia en Blowholes, 1.000 kilómetros al norte de Perth, el 16 de octubre.

El detective Rod Wilde dijo entonces que la investigación «nos lleva a creer que fue sacada de la carpa», y que había motivos para temer por su seguridad.

La Policía elogió el miércoles a la familia por su fortaleza durante estas semanas y agradeció a la comunidad local y a los voluntarios por su ayuda en la búsqueda.

Fuente: ABC Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.