10/28/2021

Queens concentra el mayor número de casos y muertes por corona

La causa apunta al predominio de hispanos en hacinamiento, sin seguro médico y empleados en trabajos esenciales de alto riesgo

Por:Fernando Martínez |

Los vecindarios neoyorquinos de Corona, Jackson Heights, Forrest Hills, Woodside y Jamaica, todos ubicados en Queens,  representan las áreas con los códigos postales que han tenido la mayor cantidad de contagios y muertes relacionadas con el coronavirus, no solo en la Gran Manzana, sino de costa a costa en todo el país.

Estos vecindarios tienen mucho en común, de acuerdo con un exhaustivo cruce de datos del Comité de Ciudadanos para Niños de Nueva York (CCC), sustentado en cifras del Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) y la Universidad Johns Hopkins:  predominio de hispanos en situación de hacinamiento habitacional, con bajo nivel de inglés, sin seguro médico y ocupados en trabajos esenciales.

En este perfil, encaja el trabajador de construcción mexicano, Lucio Guédez, de 45 años, quien reside desde hace 8 años en un sótano de una casa en Corona, con otros cuatro poblanos. Es indocumentado, apenas sabe leer, no tiene seguro de salud y no pudo detener sus labores en una obra pública en Brooklyn.

“Este año me había ido malísimo. No encontraba trabajo como jornalero. Cuando se agravó esto de la enfermedad y estaban cerrando todo, apareció una chamba (trabajo) de mantenimiento a la que no le pude decir que no. Trabajaba o moría de hambre. Aun sintiéndome mal, salí a trabajar”, confesó.

Hace dos semanas, Lucio no solo empezó a compartir el anexo de una casa en Queens con sus paisanos, sino que también malestares de salud muy similares. Aunque nunca confirmaron con una prueba, que se habían contagiado con COVID-19, todo indica que se están recuperando de haber contraído el virus.

“A toditos, nos dio fiebre, dolores en el cuerpo y tos, mucha tos, pero nos persignamos confiando que se nos pasaría, tomamos calmantes, porque está muy complicado eso de ir a los hospitales. Ya estamos mejor, aunque hay uno que todavía sigue con fiebre”, narró el inmigrante.

En ocupaciones riesgosas

Estos cuatros inmigrantes mexicanos, no entran en las estadísticas del DOHMH, las cuales indican que los códigos postales del oeste de Queens, el 11368 (Corona) y el 11369 (East Elmhurst), cerca del 76.7% de las pruebas de coronavirus practicadas resultaron positivas, en las últimas cuatro semanas.

En estos vecindarios más del 50% de sus residentes son hispanos, especialmente suramericanos y centroamericanos.

Le sigue de cerca la zona postal 11411 en Jamaica, en el sureste de Queens, con un promedio del 73.6% de las pruebas COVID-19 positivas, un área con más del 40% de la población de origen afroamericano.

En total hasta este jueves, de los más de 162,000 pacientes confirmados con la enfermedad viral en toda la ciudad, el 31% se detectaron en este condado.

Según el estudio de CCC, aproximadamente uno de cada cinco residentes en Jackson Heights, Elmhurst y Corona prestan servicio en las áreas de hotelería, alojamiento y restaurantes, mientras que uno de cada cinco trabajadores en Jamaica, St. Albans y Queens Village, trabajan en áreas hospitalarias, tanto de atención médica como mantenimiento. Estas ocupaciones los hacen más vulnerables al contagio.

“Un viento que derribó lo más débil”

Para el activista colombiano Anthony Posada, Supervisor de Justicia Comunitaria de The Legal Aid Society, quien reside en Queens, hay una correlación muy clara entre las condiciones que viven las comunidades minoritarias de este condado y el hecho preciso que sea el más castigado por la pandemia.

Es obvio que llegó un viento y derrumbó lo más débil. Ya nuestras comunidades de inmigrantes estaban confinadas, perseguidas por el Gobierno federal, temerosas a buscar atención médica, con una crisis de vivienda que implica en muchos casos amenazas por parte de los caseros. Sin embargo, han estado allí trabajando para mantener andando a la ciudad, sin importar el riesgo”, subrayó.

Según los análisis, en las localidades en donde se han descrito históricamente las tasas más altas de viviendas de alquiler superpobladas, es decir que viven más de dos personas por habitación, hay una relación directa con focos elevados de COVID-19.