12/07/2021

Protejamos la programación mental

El cerebro se afecta positiva o negativamente por el ambiente en el que se encuentre. El cerebro graba aquello que escucha, piensa, repite y siente y guarda en la memoria como imagen lo que ve.

La repetición es una de las maneras en este órgano realiza programaciones mentales para tener maneras de actuar. Una técnica muy conocida para comenzar a cambiar programaciones mentales negativas, es repitiendo afirmaciones diarias. Realizada correctamente, la técnica de repetir la frase de afirmación se va grabando en el subconsciente y progresivamente la mente se acostumbra a pensar y sentir en automático de la manera que se describe

Pasa lo mismo cuando repetidas veces escuchamos una canción, vemos una película, se juega un videojuego o se utilizan las redes sociales, que por los algoritmos repite los temas a los que les prestamos importancia.

Lo que repetimos —observando, imitando, hablando o pensando— permitimos que el cerebro, sin darnos cuenta, lo incluya dentro de su programación. Un dato curioso del cerebro, es que de primera instancia no sabe distinguir entre contenido real o imaginario; solo con consciencia puede llegar a distinguir el tipo de contenido. Esto no es fácil de realizar por los niños y adolescentes porque su cerebro no tiene la madurez para entender y procesar emocionalmente ciertos contenidos.

La neurociencia fundamenta que el cerebro tarda en desarrollarse hasta aproximadamente los 24 años. Esto resulta, entre otras cosas, que las conexiones entre el cerebro emocional y el cerebro racional tomen más tiempo desarrollarse adecuadamente.

Ser ejemplo, conversar, explicar y evitar exponer en edades no adecuadas contenidos, son maneras que podemos proteger la programación mental de nuestros niños mientras le proveemos y enseñamos a discernir y escoger contenidos que beneficien su mente y su vida.

Fuente: El Vocero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *