Paraguaya sobresaliente: de niña veía pasar aviones, y hoy es ingeniera aeroespacial en Italia

A sus 29 años, Ginet Margareth Suelí Rojas Sarubbi puede afirmar orgullosamente que ya cumplió aquellos sueños que se trazó de muy niña, cuando anhelaba poder estudiar los aviones, que le llamaban mucho la atención porque los veía pasar todos los días sobre su casa, ya que vivía cerca del aeropuerto. Suelí, como todos la conocen, viajó a Italia, donde egresó de la carrera de Ingeniería Aeroespacial por la Universidad Politécnica de Milán, y fue la única mujer de su promoción, dijo en conversación con La Nación.

“Me recibí de ingeniera aeroespacial en el Politécnico de Milán. A pesar de mi pasión por la propulsión aeroespacial, principalmente soy especializada en Aviónica Militar y Safety Analysis, que es a lo que me dedico hoy, entre otras actividades”, comenzó explicando la sobresaliente compatriota que viajó de adolescente a Italia y donde culminó los últimos tres años de secundaria en el Liceo Científico “Giacomo Ulivi” de Parma, y previo a eso realizó sus estudios en el Colegio Técnico Javier de Paraguay.

Definitivamente, sus años de estudio en prepararse para la universidad fueron años de mucho sacrificio y dedicación. Reconoce que no fue nada fácil por los altos niveles de exigencia académica en el país europeo, así como tampoco le resultó fácil adaptarse al nuevo idioma.

“Al inicio no hablaba nada de italiano, el nivel de estudio de mis coetáneos era muy superior al mío y tuve que recurrir a muchos profesores particulares para poder aprender la base, que es el latín, así como ciencias, matemáticas, historia para recibirme del Liceo. Acá en Italia, el Liceo es el primer paso a la universidad, ya que el último año debes dar exámenes equivalentes a los 5 años de secundaria, más una tesis para obtener el diploma de Liceo y poder inscribirte a la universidad», explicó.

«El ritmo era muy intenso, de lunes a sábado, y dos veces a la semana se tenía que estudiar también por la tarde. Recuerdo que los jueves iba a la Universidad per Stranieri di Siena para mis cursos intensivos de italiano, así que digamos que no tuve mucho tiempo para aburrirme por así decirlo, solo para estudiar”, relató la compatriota residente en Italia.

 

Tras la obtención de su diploma del Liceo accedió a la Universidad Politécnica de Milán, donde cursó la carrera de Ingeniería Aeroespacial, donde fue la única mujer en su promoción. La universidad tampoco fue fácil, iniciaba su rutina de clases a las 8:00 de la mañana y terminaba las lecciones a las 20:00, de lunes a viernes, mientras que sus fines de semana servían solo para poder estudiar. “Todo sacrificio fue pagado y hoy me siento feliz de haber culminado la experiencia como estudiante, y estoy satisfecha de mis logros como profesional”, afirmó con emoción.

La ingeniería aeroespacial es una rama de la ingeniería industrial que estudia el diseño de los vehículos espaciales y aeronaves. Esto, se adquiere con numerosos elementos de ingeniería de base, como la química, física, matemáticas, electrotécnicas, mecánica de los sólidos y fluido-dinámica. A estas, acompañan aspectos más dedicados al sector aeroespacial, como por ejemplo el estudio de las tecnologías y materiales, sistemas, mecánica del vuelo, propulsión, aerodinámica, seguridad y normativas del transporte aéreo.

 

“Es una rama de la ingeniería muy completa, ya que te da una formación a 360 grados del mundo técnico, y esto me ayudó sucesivamente a abrirme muchas posibilidades en el mundo del trabajo. Durante el tiempo de formación, realice investigaciones y análisis criticas de seguridad de accidentes de aviones. Con esto, adquirí conocimientos en materia de legislación, metodologías y teorías básicas para realizar ‘Safety Critical Analysis, y evaluación de riesgos’ en diferentes contextos aeronáuticos, lo que resulto ser muy útil para lo que me dedico actualmente”, explicó Rojas Sarubbi, al ser consultada sobre sus estudios y su línea de investigación.

 

Entre otros logros interesantes de esta formación, accedió a realizar un proyecto general de sistemas con subcomponentes, como por ejemplo, el tren de aterrizaje (extracción y retracción), partiendo desde la dinámica y el análisis a mano en una hoja, hasta el estudio de los modos de vibrar del objeto mecánico finalizado mediante lenguaje de cálculo.

 

Resaltó también algunos de sus proyectos en el campo espacial, como la caracterización de trayectorias y maniobras orbitales, que consistían en llevar un satélite desde un punto ‘A’ en una órbita inicial al punto ‘B’, en una órbita final, alrededor de la Tierra.

“Con esta experiencia adquirí las habilidades necesarias para la evaluación de características fundamentales de la trayectoria de las misiones y maniobras espaciales destinadas a cumplir con los requisitos de la misión, y así desarrollar una visión global de la misión espacial a través de la determinación de la dinámica del satélite, su trayectoria, y las maniobras que lo caracterizan”, destacó la compatriota sobresaliente.

 

FUENTE: La Nación Paraguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *