Mano a mano LN con Moisés Santiago Bertoni: “En líneas generales fue un buen año”

“El campo en sí no se vio afectado” por la pandemia del nuevo coronavirus y las perspectivas para este nuevo año son alentadoras. Así lo indicó el ministro de Agricultura y Ganadería, Moisés Santiago Bertoni, en esta edición de Mano a mano LN. Señaló que el sector agropecuario se posicionó como esencial para garantizar la seguridad alimentaria en la crisis sanitaria pese a la incertidumbre inicial en cuanto al comportamiento de los mercados, los precios y la demanda. El titular del MAG habló de las negociaciones con los Estados Unidos para la apertura de la carne y de los desafíos del sector agrícola paraguayo.

-Si bien fue un año atípico por la pandemia del COVID-19, ¿qué evaluación hacen desde el MAG del impacto que generó esta situación?

Nosotros veníamos de una campaña agrícola 2018/19 bastante afectada por fenómenos climáticos y la 2019/20 fue una de las campañas donde tuvimos récord de producción en varios rubros. Cuando todo parecía que venía un año de recuperación fuerte de los efectos del año anterior viene la pandemia. Con el inicio de la pandemia se registró una caída en los precios internacionales, que llevó a que ese gran volumen se comercialice a precios bajos. Teníamos volumen y se compensó de alguna manera el precio con los volúmenes producidos por los agricultores.

Tuvimos dificultades, pero eran cómo nos adecuábamos a esta situación. Permitir que nuestras exportaciones agrícolas continúen, nuestras importaciones mantener en algunos rubros que no teníamos, todo eso llevó a un periodo de ajustes que fue relativamente rápido, definir los protocolos, después estaba todo el trabajo de campo, pero el campo en sí no se vio afectado.

Tuvimos algunas dificultades, pero se consiguió ajustar y a partir de eso este sector comenzó a recibir problemas más relacionados al clima. Tuvimos rubros con buen desempeño como sésamo y en cuanto a horticultura tuvimos buena producción de tomate que hasta ahora se está comercializando todo y a un precio bueno. Hubo buena producción de papa y se comercializó bien. En líneas generales fue un buen año. En cuanto a trigo tuvimos una afectación por heladas en la zona de Itapúa, pero con una cosecha de unas 800 mil a 900 mil toneladas que está dentro de la producción normal.

Tenemos la apertura del mercado de Uruguay al sector porcino. Hay un potencial de exportar alrededor de 40 mil toneladas. Después estamos trabajando con exportaciones para Taiwán y eso va ir motivando mucho lo que es el procesamiento de granos. Queremos insistir mucho también en cuanto a animales menores, específicamente ovejas y cabras porque la industria está requiriendo y la industria está pidiendo ese tipo de producto y Paraguay tiene un potencial importante.

La soja tuvimos un retraso en el inicio del periodo de siembra, tuvimos seca hasta mediados de octubre. Las últimas lluvias nos hacen estar optimistas, tenemos una soja muy tempranera que fue afectada, pero que los agricultores ya están resembrando o ya resembraron y van a tener ese sobrecosto, pero se está desarrollando muy bien.

-¿Cuál va a ser la implicancia del sector agro en el efecto rebote en la economía que habla el BCP para este año?

Lo que probablemente no tengamos es un aumento en volumen porque la cosecha anterior de soja fue una supercosecha y ahora vamos a tener una cosecha normal, pero sí vamos a tener precios muy buenos. Ahora la soja cotiza a 450 dólares la tonelada, mientras que el año pasado se cotizaba en menos de 300 dólares la tonelada y si hacemos por el volumen que produce Paraguay solo por una diferencia de precio tendríamos más de mil millones de dólares de diferencia en ingresos.

Otro rubro como el maíz también está teniendo muy buen desarrollo para esta cosecha. El arroz también está repuntando fuertemente en su precio, entonces hay un panorama muy alentador para los principales rubros. Ese rebote que habla el Banco Central para nuestra economía, que sería del 4%, va a estar apalancado por el sector agrícola. Tenemos un producto que es absolutamente necesario en el mundo; esa es la ventaja que tiene Paraguay de producir alimentos y que con pandemia o sin pandemia el mundo va a requerir.

-¿Cómo afectó la pandemia las negociaciones que se tenían para la apertura de nuevos mercados como en el caso de EEUU para la carne?

El punto principal que hizo que se retrase un poco es que por un proceso legal debe hacerse una consulta antes de habilitarnos y esta consulta pública se retrasó por la pandemia. Estamos optimistas y creemos que el 2021 va a ser el año en que vamos a lograr el ingreso a los EEUU. Creemos que estos procesos que se deben realizar internamente en los EEUU van a poder hacerse este año y con eso tenemos el acceso al mercado norteamericano.

Nosotros tenemos la carne que es un producto de calidad, el 70% del mercado es carne molida para hamburguesa y probablemente nosotros podamos ingresar con ese tipo de carne al principio y después nuestros productos premium. Pero yo creo que estaríamos, en un cálculo a nivel personal, iniciando con unas 10.000 toneladas, inclusive alcanzar unas 50.000 toneladas. Es un mercado que nos habilitaría entrar a otros mundiales.

-¿Qué debilidades y fortalezas reveló la pandemia de la agricultura y ganadería paraguaya?

Tenemos un sector muy pujante tanto en la ganadería como en la agricultura, pero tenemos una brecha muy grande que debemos ir cortando entre los pequeños y los grandes productores, uso tecnológico, rendimientos y eso es el desafío principal, darles las condiciones para que reciban tecnología y vayan teniendo los rindes y se están dando.

En cuanto a rubros hortícolas, los desafíos son para la producción. Queremos entrar en un acompañamiento fuerte de lo que es riego. El desafío grande es la parte de la comercialización.

-¿Cuáles son otros rubros a potenciar, excluyendo los productos con mayor demanda como carne y soja?

El sésamo tal como produce Paraguay depende mucho del Japón. Se vino haciendo un buen trabajo y el volumen del 2020 fue de 20 mil toneladas exportadas al mercado japonés. Ojalá podamos consolidarnos, ya que es un mercado grande y que paga bien.

Otro producto que se ha venido consolidando es la banana, cerramos el año pasando los 15 millones de dólares, que representa 40% más en las exportaciones. Hay un trabajo que se está haciendo, hay productores más consolidados que tienen producto de calidad de exportación y están los pequeños productores con los cuales el ministerio está trabajando junto con los gremios exportadores a fin de ir equilibrando esa calidad. Hay un mercado grande para crecer en el rubro de la banana, nosotros abastecemos el 3% del mercado de Buenos Aires, tenemos potencial para crecer, pero debemos de llegar con calidad y productos competitivos para competir con otros países. En cuanto a la piña tuvimos nuestras primeras cargas, pero hay que empezar a trabajar con el mercado argentino. Hay que trabajar con tecnología, tener la producción para la época en que ese mercado requiere con toda la calidad que hay que dar a un producto de exportación y luego ir viendo para industrializar estos productos.

El titular del MAG dijo que probablemente este año no tengamos un aumento en volumen porque la cosecha anterior de soja fue una supercosecha y ahora vamos a tener una cosecha normal, pero sí vamos a tener precios muy buenos. Foto: Gentileza.
El titular del MAG dijo que probablemente este año no tengamos un aumento en volumen porque la cosecha anterior de soja fue una supercosecha y ahora vamos a tener una cosecha normal, pero sí vamos a tener precios muy buenos. Foto: Gentileza.

-Las crisis también generan oportunidades, ¿se pudo identificar algunas con la pandemia?

Se fortaleció la imagen de la agricultura a nivel social. No tuvimos desabastecimiento, no faltaron alimentos durante toda la pandemia y si bien todo el comercio no se ha podido desarrollar por otras cuestiones como evitar las aglomeraciones, pero sí se han hecho muchas cosas y la gente empezó a valorizar el trabajo, el esfuerzo que se hace en el campo. Aumentaron las huertas familiares y tuvieron mucho impacto.

La producción de alimentos va ser un negocio importante, hay un mundo demandante y Paraguay tiene las condiciones de seguir trabajando para convertirse en una plataforma exportadora de alimentos y podemos crecer tanto en volumen como en calidad y creo que también nos están mirando con otros ojos. El sector se ha podido posicionar como sector extremadamente importante ante la sociedad y el mundo, y es la oportunidad que ha generado por su condiciones de seguir siendo un país exitoso como productor y exportador de alimentos.

 

LA NACION.COM.PY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *