Golpe de Estado en Myanmar: «Creo que debo contribuir, incluso con mi vida, a oponerme a la dictadura»

«Espero lo peor para mi vida».

Estas son las fatalistas palabras de Tayzar San, un activista que ha estado liderando las manifestaciones contra el golpe militar en Myanmar desde el inicio.

Los militares tomaron el control en el país asiático el 1 de febrero, alegando que hubo fraude en las elecciones de noviembre, que el partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Aung San Suu Kyi ganó por abrumadora mayoría.

Suu Kyi está bajo arresto domiciliario y muchos otros miembros del partido también han sido detenidos.

Pese a que este viernes el gobierno militar anunció una amnistía para más de 20.000 presos, desde la oposición denuncian que siguen las detenciones de líderes políticos y funcionarios.

A diferencia de la mayoría de las personas en Myanmar que aceptan hablar con los periodistas en condiciones de anonimato, a San no le importa ser identificado, a pesar de tener que esconderse. La policía sabe quién es y lo están buscando en la ciudad central de Mandalay, donde vive.

La policía usó bolas de goma y cañones de agua para dispersar a los manifestantes.© EPA La policía usó bolas de goma y cañones de agua para dispersar a los manifestantes.

Pero San dice que conocía los riesgos de luchar por la democracia en su país.

«Creo que debo contribuir incluso con mi vida para oponerme a este golpe militar y a esta dictadura», dijo al programa Newsday de la BBC.

«Lo discutí con mi familia y con mis amigos cercanos y decidí liderar la protesta».

Las protestas

Decenas de miles de personas han salido a las calles a diario, desafiando la prohibición gubernamental de las protestas.

Pero la policía ha recurrido a tácticas de mano dura, utilizando balas de goma, cañones de agua y munición real para dispersar a los manifestantes.

Algunos manifestantes protestaron bajo plásticos para protegerse de los cañones de agua.© Reuters Algunos manifestantes protestaron bajo plásticos para protegerse de los cañones de agua.

Una mujer recibió un disparo en la cabeza mientras se manifestaba en la capital, Nay Pyi Taw, el martes y se encuentra en estado crítico.

Ha habido reportes de heridos graves, pero hasta ahora no se han registrado víctimas.

«Sabemos (que los militares están organizados) pero nosotros, el pueblo de Myanmar, odiamos la dictadura militar, especialmente la generación más joven: a la que llamamos ‘Generación Z'», dijo San.

«Confío en el poder de nuestra gente, en el poder de los indefensos».

Liderazgo colectivo

El golpe tuvo lugar mientras se inauguraba una nueva legislatura en el Parlamento.

Las fuerzas armadas habían apoyado a la oposición en las elecciones y acusaron al gobierno de negarse a actuar sobre las denuncias de fraude.

La comisión electoral dijo que no había evidencia para respaldar esas acusaciones.

A última hora del martes, la sede de la NLD fue allanada en la ciudad más grande del país, Rangún.

Ningún miembro del partido estaba presente en el edificio en ese momento. Las imágenes de la sede filmadas por la agencia de noticias AFP mostraron servidores informáticos dañados y que los armarios habían sido registrados.

Durante los últimos días, manifestaciones a gran escala contra el régimen militar se han llevado a cabo en varios puntos del país.© Reuters Durante los últimos días, manifestaciones a gran escala contra el régimen militar se han llevado a cabo en varios puntos del país.

San cree que la gente en Myanmar debería levantarse contra el ejército, incluso si eso lleva a su arresto.

«Incluso (si) me arrestaron, o si arrestaran a otros líderes, hay muchas personas que pueden liderar estas manifestaciones y esta lucha por nuestra democracia», dijo San.

«No soy el gran líder de esta protesta. Solo soy una persona común y un ciudadano responsable que se opone a la dictadura militar. Estamos utilizando el liderazgo colectivo. Todos y cada uno de los ciudadanos son líderes en sí mismos».

Expresó su confianza en que la democracia prevalecerá en Myanmar.

«En Mandalay, toda la ciudad ahora está protestando contra el golpe militar, la dictadura militar. Pero nos estamos manifestando de manera muy pacífica, sin violencia», dijo San.

«Las fuerzas de seguridad ahora están usando la fuerza contra nosotros… pero continuaremos nuestra lucha por la democracia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *