10/26/2021

Esta mujer colombiana va a morir por eutanasia. Ella no tiene una enfermedad terminal.

“Dios no quiere verme sufrir”, dijo Martha Sepúlveda Campo, de 51 años, quien tiene ELA, una enfermedad degenerativa que afecta su movilidad.

Martha Sepúlveda Campo, colombiana de 51 años, sonríe a la cámara de televisión mientras bromea con su hijo y se toma una cerveza para celebrar: este domingo 10 de octubre morirá por eutanasia.

“Desde el plano espiritual estoy totalmente tranquila”, dijo Sepúlveda, quien se define como “una persona católica, muy creyente”, en  una entrevista con la cadena de televisión colombiana Noticias Caracol . 

Sepúlveda será el primer paciente con una enfermedad no terminal en recibir la eutanasia en Colombia, país considerado pionero en el derecho a una muerte digna, tanto en América Latina como a nivel mundial.

“Dios no quiere verme sufrir, y yo creo que nadie, ningún padre quiere ver sufrir a sus hijos”, dijo Sepúlveda, quien tiene una enfermedad degenerativa desde 2019.

Con el tiempo, los síntomas han empeorado, hasta el punto en que ya no puede caminar sin ayuda. Su diagnóstico es esclerosis lateral amiotrófica o ELA, una enfermedad del sistema nervioso que afecta la movilidad del cuerpo.

Martha Sepúlveda Campo
Martha Sepúlveda Campo dijo que ha estado «más tranquila» desde que se le concedió el derecho a morir por eutanasia.Caracol vía Noticias Telemundo

“En el estado en que lo tengo, lo mejor que me puede pasar es descansar”, dijo. 

Colombia fue el primer país de América Latina en despenalizar la eutanasia, en 1997, y es uno de los pocos en el mundo donde el procedimiento es legal. Pero hasta este año, solo estaba permitido en casos de enfermedad terminal.

El 22 de julio, la Corte Constitucional colombiana amplió el derecho, permitiendo el trámite “siempre que el paciente sufra un intenso sufrimiento físico o psíquico por lesión corporal o enfermedad grave e incurable”, según  la agencia EFE. . 

Cuatro días después, Sepúlveda solicitó un permiso, que le fue otorgado el 6 de agosto. 

“Estoy más tranquilo desde que se autorizó el procedimiento. Me río más, duermo más tranquila ”, dijo la mujer, que cuenta con el apoyo de gran parte de su familia. 

Sus 11 hermanos están de acuerdo con el procedimiento y su hijo ha estado a su lado en sus últimos días. “Necesito a mi mamá, la quiero conmigo, casi en cualquier condición, pero sé que en sus palabras ya no vive, sobrevive”, dijo Federico Redondo Sepúlveda a Noticias Caracol. 

Sin embargo, no todos los miembros de la familia están de acuerdo, principalmente por motivos religiosos. “Con mi mamá el tema ha sido más difícil”, dijo Sepúlveda, “pero creo que en el fondo ella también lo entiende”.

Su decisión enfrenta fuertes críticas, en un país con una gran mayoría de creyentes católicos romanos y donde la iglesia todavía llama a la eutanasia una «ofensa grave». 

Esto fue precisamente lo que indicó la Conferencia Episcopal de Colombia en un comunicado emitido tras la decisión de la corte en julio. Monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar dijo que se trataba de un “homicidio gravemente contrario a la dignidad de la persona humana y al respeto divino de su creador”, y llamó a cuidar a los enfermos en lugar de facilitar el trámite,  informaron medios locales . 

Sepúlveda es consciente de esto y lo ha discutido con sus pastores. “Sé que el dueño de la vida es Dios, sí. Nada se mueve sin su voluntad, dijo.

Pero también dijo que cree que Dios «está permitiendo esto»

Fuente: News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *