España: El Rey Felipe VI encabezó un homenaje a los fallecidos por coronavirus

El Rey Felipe VI, acompañado de la Reina Letizia, encabezó este jueves en la Plaza de la Armería del Palacio Real un emotivo homenaje a los fallecidos por la pandemia de coronavirus, principalmente al personal de la salud y a los adultos mayores, que fueron quienes sufrieron con más fuerza el ataque del virus.

Más de un centenar de profesionales sanitarios perdieron la vida como consecuencia del Covid y cerca de 130.000 se han contagiado en el país ibérico. Este homenaje pretendía ofrecer a sus más allegados el consuelo y el agradecimiento de toda la Nación.

Por su parte, el Consejo de Ministros concedió este martes la Gran Cruz del Mérito Civil a 120 miembros del personal sanitario fallecidos por el virus.

Asimismo, el Rey entregó este jueves 102 de estas condecoraciones a los familiares de las víctimas, cuatro de manera pública durante la primera parte de la ceremonia y el resto en un acto privado posterior dentro del Palacio.

El tributo, conducido por el periodista Fernando Ónega, comenzó a las nueve de la mañana, con la entrada de las autoridades a la Plaza de la Armería.

Tras la llegada de los Reyes, la Orquesta de Radiotelevisión Española interpretó el himno nacional y el de la Unión Europea y, después, tomó la palabra la cirujana pediátrica del Hospital Universitario de Málaga María Díaz Diñeiro, que estaba acompañada por su madre y sus hermanas.

Son las familiares del doctor Joaquín Díaz Domínguez, que fue director médico y jefe del Servicio de Cirugía y aparato digestivo de hospital madrileño de la Paz, donde murió con 67 años en abril del año pasado, poco después de jubilarse.

Tras su discurso se encendió la llama votiva y el Rey le impuso la Gran Cruz del Mérito Civil que se concedió a su padre. A continuación, hizo lo propio con los familiares de los otros tres sanitarios fallecidos, en representación de todo el colectivo.

Por sugerencia de la Casa del Rey se siguió un criterio de edad para la elección de las cuatro familias de los fallecidos que recibieron esta condecoración en público, entre las que está el de mayor edad, el menor y una doctora no nacida en España, pero que hizo allí casi toda su carrera.

Uno de los momentos más entrañables se produjo cuando intervino Araceli Hidalgo, la afortunada anciana de 97 años a la que se le inoculó la primera dosis el pasado mes de diciembre y que alcanzó la «fama» por ese hito cuando explicó a los medios de comunicación qué había sentido al recibir la vacuna.

Hidalgo sigue viviendo en la Residencia Los Olmos de Guadalajara y, aunque tiene dificultades de movilidad, no quiso perderse el homenaje y aprovechó para enviar un mensaje a los más jóvenes para que «respeten» al virus.

También se hicieron presentes en la Plaza de la Armería más ancianos que estuvieron entre los primeros vacunados en distintas comunidades autónomas y cuyas edades oscilan entre los 78 y los 96 años.

Su presencia buscaba simbolizar la fuerza de la vacunación, la esperanza de la salida de la pandemia y el valor del colectivo más afectado por la mortalidad en esta crisis.

Durante el evento, se proyectó un video con el título de Esperanza, en el que participó el futbolista Andrés Iniesta, presentando historiales reales de superación en la pandemia.

Luego, llegó el discurso del Rey Felipe VI, quien trasladó la «gratitud infinita» que siente todo el país hacia quienes combatieron en primera línea contra el virus, «anteponiendo su deber a su seguridad».

Asimismo, llamó a mantener la prudencia, puesto que el virus sigue presente, y a afrontar esta situación desde la «unidad».

Unos 45 minutos después el acto finalizó con la interpretación de la canción Por eso cantamos juntos, compuesta por Josu Elberdin, e interpretada por el Orfeón Pamplonés, bajo la dirección de Igor Ijurra Fernández.Clarin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *