11/28/2021

Emma Raducanu, de clasificada a nueva reina

Emma Raducanu, convertida a los 18 años en la nueva reina del Abierto de Estados Unidos, al que llegó como clasificada.

La tenista británica Emma Raducanu, convertida a los 18 años en la nueva reina del Abierto de Estados Unidos, al que llegó como clasificada -primera que consigue tal hazaña deportiva-, admitió que cuando llegó a Nueva York nunca pensó vivir tal sueño.

El que protagonizó cuando después de vencer en la final por 6-4 y 6-3 a la también joven tenista canadiense Leylah Fernández en la pista central Arthur Ashe Stadium, con 23.703 espectadores puestos en pie, recibió el trofeo de campeona y un cheque de 2,5 millones de dólares.

«Dices: ‘Quiero ganar un Grand Slam‘. Pero tener la creencia de que lo hice y, de hecho, ejecutar, ganar un Grand Slam», expresó Raducanu, «no puedo creerlo».

Tampoco el mundo del tenis, simplemente porque antes nadie lo había conseguido y entró de lleno en los libros de historia en un Abierto que se presentaba poco incentivado con las ausencias de las leyendas como Serena Williams, 23 veces campeona de Grand Slam, en el campo femenino, y el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, en el masculino.

Hasta hace tres meses, nunca había jugado en un evento profesional a nivel de gira, en parte porque tardó 18 meses por una combinación de razones: la pandemia y la insistencia de sus padres en que completara su título de secundaria.

«Definitivamente, mi papá es muy difícil de complacer», declaró Raducanu, con una sonrisa el sábado por la noche en la rueda de prensa con los periodistas. «Pero me las arreglé para estar hoy aquí», añadió.

Además Raducanu lo consiguió a lo grande después de ganar 10 partidos seguidos desde la fase previa, sin perder ni un set, algo que ni tan siquiera logró Williams, que no cedió ninguna manga en el 2014, pero sin ser clasificada.

Ahora Raducanu se une a la legendaria tenista británica como la única que ha ganado el Abierto de Estados Unidos y un torneo de Grand Slam.

La hazaña deportiva se mereció que tuviese un reconocimiento de realeza y la propia Reina Isabel II de Inglaterra le envió una nota de felicitación en la que alababa la victoria conseguida.

«Un logro notable a una edad tan temprana», destacó la actual monarca británica.

Raducanu, a sus 18 años, se convierte en la campeona más joven de un Grand Slam desde que la rusa Maria Sharapova ganó a los 17 años el torneo de Wimbledon en el 2004, mientras que la final disputada con Fernández, de 19 años, fue la primera de jugadoras tan jóvenes desde la que protagonizaron Williams, 17, y la suiza Martina Higgins, 18, en el Abierto de Estados Unidos de 1999.

«Es un sueño absoluto», declaró Raducanu. «Solo tienes visiones de ti misma subiendo al palco, abrazando a todos, celebrando. Eso es algo en lo que siempre piensas, siempre trabajas para conseguirlo».

Raducanu, reconoció que había jugado su mejor tenis ante Fernández, y encontró la manera de ganar los tantos decisivos ante una rival que también mereció la victoria por la forma como lucho.

«Con cada partido, torneo y semana, creo que realmente he ganado en confianza, en juego, golpes de pelota. Todo salió bien hoy. Creo que lograr algunos de los tiros que hice en los grandes momentos en los que realmente lo necesitaba, era solo una acumulación de todo lo que había aprendido en las últimas cinco semanas», analizó la nueva campeona del Abierto.

Esa experiencia también le ayudó después de recibir la asistencia médica en el noveno juego, cuando se hizo un corte en la rodilla izquierda, que forzó a parar el partido.

«Realmente estaba tratando de pensar cuáles serían mis patrones de juego, qué iba a intentar ejecutar», comentó Raducanu. «Salir enfrentando un punto de quiebre después de una interrupción no es fácil. Creo que me las arreglé, sin duda, para realizar las jugadas decisivas cuando lo necesitaba».

La manera como reaccionó y presionó cuando pensó que era el momento clave en cada partido le hizo sentir muy satisfecha.

«Creo que lo que hice muy bien en este torneo fue presionar en los momentos que realmente lo necesitaba. Supongo que por eso no dejé caer un set en el papel, a pesar de que todos los partidos fueron extremadamente desafiantes», subrayó Raducanu. «El ace que logré para cerrar el partido fue la mejor expresión de la manera como respondí a los retos».

Raducanu explicó que sabía que no iba a ser fácil ganar el partido de esa manera, y más después de cómo había sacado durante todo el partido.

«No había hecho un saque tan perfecto en todo el partido, para ser honesta. Estaba como ‘si voy a lograrlo, esto va a ser el momento’. Literalmente empujé mis piernas hacia ese lanzamiento de pelota como nunca antes», revivió Raducanu. «Lo logré y luego llegó la incredulidad, tratando de asimilar momentos inolvidables con los que me había quedado dormida las últimas noches y eran realidad».

Ahora ya no será un sueño, es la nueva campeona y reina del Abierto de Estados Unidos, que, a partir del lunes, estará entre las Top 25 del mundo, la deportista más famosa en Gran Bretaña y en todo el mundo.

Pero lo más grande e histórico es que desde el 11 de septiembre de 2021 se ha convertido, y para siempre, en la primera tenista del mundo que pasó de clasificada a nueva reina en Flushing Meadows.

Fuente: Agencia EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *