10/28/2021

El papa Francisco enmienda la plana a Benedicto y vuelve a limitar las misas de espaldas y en latín

El Papa Francisco ha limitado con un motu proprio, un documento papal, la celebración de las misas tridentinas, las celebradas en latín y de espaldas siguiendo el rito antiguo, y ha estipulado que sean los obispos quienes se encarguen de dar las autorizaciones.

Después de salir del hospital tras su operación, con esta órden, el Papa Francisco viene a enmendar a su predecesor, Benedicto XVI, que, en otro motu proprio, facilitó las misas en latín, aunque solo en casos extraordinarios.

Además, precisó que la misa en latín según el rito tridentino nunca fue jurídicamente suspendida y siempre estuvo permitida, y que en estos años muchas personas y movimientos católicos conservadores seguían ligados a la misma, de ahí la necesidad de un reglamento más claro para llegar, además, a «una reconciliación interna en el seno de la Iglesia».

Ahora, el Papa Francisco contradice esto y pone límites a las celebraciones en latín y pide, entre otras cosas, a los obispos, no autorizar nuevos grupos de fieles que quieran este tipo de ritos.

Serán los obispos los encargados de decidir, en su diócesis, cuándo y en qué condiciones se podrá celebrar la misa en latín. Pero el Papa pide a los obispos que favorezcan «las lecturas en lengua vernácula, utilizando las traducciones de la Sagrada Escritura para uso litúrgico, aprobadas por las respectivas Conferencias Episcopales».

Los grupos conservadores católicos piden desde hace tiempo que se mantengan los dos ritos y recientemente el cardenal Robert Sarah, que en el pasado se mostró crítico con el pontífice argentino, dijo en las redes sociales que «el respeto por las dos formas ordinarias y extraordinarias de la liturgia latina nos llevará a un impulso misionero por la evangelización».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *