10/19/2021

El pañuelo de Brian May

Por: Derian Passaglia

El 29 de julio a las 11:33 pm alguien tuiteó: “tranqui los escultores del siglo 18”, y abajo adjuntó una la imagen de una escultura en mármol. Era un hombre salido de Los tres mosqueteros, con un largo pelo enrulado hasta los hombros y que seguro sería una peluca, de esas que se ven en las películas de épocas francesas, o en los tribunales cuando hay un juicio en países europeos. La foto de la escultura estaba dividida en dos. Por un lado, la escultura de este hombre hasta la cintura; por otro, a la derecha, se muestra un detalle del pañuelo que lleva puesto atado al cuello.

El pañuelo es de una elegancia cortesana. Nunca sé describir ropa, me falta lenguaje. Otro intento fallido más: el pañuelo le llega hasta el pecho, es liso, con unas puntas acabadas en bordados que tienen agujeritos, como si hubieran sido cosidos a mano. El pañuelo fue hecho a mano, pero a su vez la piedra del mármol también fue tallada a mano, de forma tal que las personas que intervinieron en la forma final de esa escultura de arte fueron por lo menos dos: quien bordó el pañuelo y quien talló la piedra. La obra de arte nos llega por medio de un tercero, que fue el que sacó la foto. Hay un cuarto, el encargado de difundir la obra por las redes.

Otro usuario le contesta: “Esto es arte de verdad. Andá a saber el tiempo y esfuerzo para lograr ese nivel de realismo. Ahora te pegan una banana en la pared con cinta y vale una fortuna. Incluso ya se ha empezado a vender arte invisible. Un delirio total.” El realismo está dado por el nivel de detalle del pañuelo, no por el tiempo de trabajo empleado para ejecutar el trabajo. Eso está borrado de la obra, pero el usuario asume que hubo gran cantidad de esfuerzo por parte del artista. ¿Por qué no le podría haber llevado menos de media hora?

La escultura me remite al arte de un artesano, la ejecución de un trabajo mecanizado, una forma del arte siempre igual. Se realiza casi con los ojos cerrados, porque el artista sabe lo que hace, conoce el mecanismo, lo pone en práctica en cada obra. En ese caso, el acabado perfecto de los agujeritos del pañuelo podría no haberle llevado tanto tiempo como el que especulan los usuarios. Otro dice: “hoy no te lo terminan porque les da ansiedad”. Otro: “Me imagino la valija de herramientas y/o la de pesca de este ñato”. Otro: “Se parece a Brian May”.

El pañuelo de Brian May, y otras esculturas que los usuarios subieron en las respuestas al tuit, como la obra El desengañado, donde se ve una complicadísima red que envuelve a lo que parece un dios furioso, dan la sensación de inmediatez, de que la representación de la escultura pertenece a la realidad. Quizá esa inmediatez no haya sido producto de años enteros, décadas y décadas golpeando un pacientemente un palito sobre el mármol, sino la captura de un momento único y perdido de la realidad que solo podría haberse captado en lo que dura la ejecución del trabajo mecanizado de un artesano.

 

ELTRUENO.COM.PY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *