Dos años y un ciclo,POR EDUARDO PALACIOS, fepalacios@tigo.com.py

El diario La Nación es el único medio impreso que en toda la historia del periodismo escrito de nuestro país ha brindado sus páginas dominicales durante dos años continuado para evocar los capítulos de la radiofonía paraguaya de antaño, que a pesar de no tener un rigor cronológico como lo tiene la historia como ciencia, pone en tiempo presente un pasado de éxitos.

LA RADIO DE ANTES

A modo de una evaluación en este último domingo del 2021, en el transcurso de estos dos años ininterrumpidos de publicación de nuestra página –que tendrá una pausa para retornar en breve– los capítulos dominicales se han caracterizado por poner en evidencia aspectos desconocidos de este importante medio de comunicación, que formó parte de la vida en familia –lo sigue siendo, pero con otras características y con otros intereses– ya que en el pasado constituyó un medio de diversión gratuito que llegaba a toda la ciudadanía.

Un aspecto resaltante de la radio de antaño fue el gran papel que le cupo en lo relacionado al arte y la cultura en general, y ello es así teniendo en cuenta que los responsables de las audiciones eran figuras destacadas del teatro, la literatura o la música, que encontraron en la radio el espacio de promoción y difusión de obras teatrales y literarias, encerradas hasta entonces en un círculo más reducido como era el ámbito de las instituciones culturales y en los escenarios, sirviendo la radio como un importante soporte por lo masivo de su mensaje.

Radio Livieres, Radio El Orden, Radio Paraguay, Radio Uruguay, Excelsior, ZP9 Radio Prieto, Radio América, por citar solo algunas, eran las emisoras más destacadas desde fines de la década del 20 y la década de los años 30. Algunas de efímera existencia y otras cumpliendo un rol preponderante como baluarte de la defensa de los intereses nacionales amenazados por la Guerra del Chaco, como lo fue Radio Prieto, emisora de cuya historia nos hemos ocupado reiteradamente, habida cuenta que el gran protagonismo que le cupo en los años de la conflagración que enfrentaron a paraguayos y bolivianos.

UN BREVE RESUMEN

En nuestras páginas dominicales iniciadas el 19 de setiembre del 2019 puntualizábamos que todo lo que aconteciera detrás de las bambalinas de los escenarios artísticos y de los micrófonos, como lo anecdótico y las historias de vida resaltantes que merezcan su trascendencia, aquí estarán como relatos de una época tan importante de la radiofonía nacional. Hemos logrado alcanzar el objetivo de divulgar por lo menos una parte del material recopilado en el transcurso de más de 40 años con estas publicaciones que en breve pretendemos compendiar en un libro.

En este tiempo nos referimos a varios aspectos que hacen a las vivencias diarias en la radio, algunas muy valoradas, como por ejemplo la nota sobre doña Josefina Plá, a quien le cupo ser la primera mujer que tuviera a su cargo el papel de locutora en 1933 en ZP6 Radio Livieres, con el programa “Proal”, primer diario de cultura radial paraguaya, realizada en colaboración con Roque Centurión Miranda, conforme lo cita el libro “Historia de la cultura paraguaya”, de Carlos R. Centurión.

La primera locutora de Encarnación, década de los años 30, doña Mimi, Hilda Gómez Crosta de Villalba, en la foto con Zunilda Báez Arzamendia, una de las locutoras y periodista con más trayectoria en Encarnación.
La primera locutora de Encarnación, década de los años 30, doña Mimi, Hilda Gómez Crosta de Villalba, en la foto con Zunilda Báez Arzamendia, una de las locutoras y periodista con más trayectoria en Encarnación.

HITOS

Hay varios aspectos que podríamos haber resaltado como hitos en este resumen de todo lo publicado en estos dos años, pero nos limitaremos a alguno de ellos como el papel trascendente que ocupó una mujer profundamente comprometida con la cultura y la docencia de Encarnación, como lo fue doña Mimi, Hilda Gómez Crosta de Villalba, siendo la primera locutora cuando en la década de los años 30 se instalaba en la capital de Itapúa Radio Bouquet (ZP3 “La radio del Litoral argentino-paraguayo”) es convocada para desempeñarse como locutora en la emisora, siendo la primera mujer en ocupar dicha actividad.

La tarea llevada adelante en los años 40 por las emisoras Teleco, Guaraní y Stentor –estaciones de radio que ya no están en el aire en estos tiempos– ha merecido también un recordatorio tanto a sus programaciones como a los protagonistas y en la década siguiente, la de los años 50, a Comuneros, Guaraní, Mcal. López, Emisoras Paraguay, entre otras, que fue posiblemente a nuestro criterio la de mayor nivel de jerarquía de la radiofonía por la intensa actividad artística desarrollada en cada uno de estos medios.

En nuestra página dominical nos referíamos también a otro protagonista relevante en las pasadas décadas como fue Matías Ferreira Díaz. “Fue una figura importante del escenario radiofónico y del teatro nacional. No solo por su enorme capacidad cultural, sino también por la multifacética personalidad desarrollada en el ámbito de la radio, el teatro y como poeta y compositor”, expresó Elpidio Alcaraz Segovia, autor del libro “Artífices, semblanzas de poetas, músicos y cantores nacionales”, publicado en el 2010.

Por los años 60, Emisoras Paraguay acaparaba la audiencia radial con la presencia de innumerables artistas, nacionales y extranjeros, que desfilaban por el salón auditorio y estudios centrales, que se encontraban cuando entonces en R. de Francia e/ Caballero e Iturbe. Los mejores artistas internacionales que visitaron Asunción actuaron en Emisoras Paraguay, como Los Cinco Latinos, o Luisito Aguilé, o Los Panchos o Alberto Castillo, tal como citaban publicaciones de la época, como la revista Ñande.

Recorte periodístico del diario El Orden del mes de agosto de 1928, anunciando un programa de música paraguaya de ZP1 Radio El Orden, emisora que funcionó hasta fines de 1932 y al año siguiente fue ZP9 Radio Prieto.
Recorte periodístico del diario El Orden del mes de agosto de 1928, anunciando un programa de música paraguaya de ZP1 Radio El Orden, emisora que funcionó hasta fines de 1932 y al año siguiente fue ZP9 Radio Prieto.

Fuente: LA NACION
POR EDUARDO PALACIOS, fepalacios@tigo.com.py

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.