Diana de Gales y la entrevista que lo cambió todo

La Princesa reconoció ante 23 millones de espectadores que ‘éramos tres en mi matrimonio’, pero abordó otras cuestiones, como su papel dentro de la realeza, la presión mediática o su bulimia

La entrevista sin filtros de Harry y Meghan ha generado un gran revuelo. El próximo domingo, 7 de marzo, la CBS emitirá la charla de los Sussex con Oprah Winfrey en la que abordarán su salida de la Familia Real británica, entre otros muchos temas. La expectación por escuchar al príncipe Harry y su esposa es enorme, como en su día lo fue ver a la princesa Diana hablar, con gran honestidad, de todo lo que había vivido antes, durante y después de su matrimonio con el príncipe Carlos.

Diana de Gales y la entrevista que lo cambió todoVER GALERÍA

El 20 de noviembre de 1995, la BBC emitió esta entrevista en la que Diana de Gales, desde uno de los salones del Palacio de Kensington y ante una audiencia de más de 20 millones de espectadores, aseguró que «éramos tres en mi matrimonio». Estas declaraciones precipitaron el divorcio de la pareja real, que de hecho ya llevaba separada desde 1992, pero Diana también trató, ante el periodista Martin Bashir, otros temas, como su papel dentro de la monarquía británica, sus problemas matrimoniales, sus hijos, la presión mediática que sentía o la bulimia que padecía. Una charla reveladora que lo cambió todo al ser la primera vez que un miembro de la realeza se sinceraba así públicamente. Después, vinieron otras entrevistas polémicas, como la del príncipe Andrés tras el caso Epstein, pero la de Diana ha pasado a la historia. Reproducimos a continuación algunas de sus declaraciones más sorprendentes.

Diana de Gales y su papel dentro de la monarquía británica

«Nadie me dijo: ‘Esto es lo que se espera de ti’. Pero tengo la suerte de haber encontrado mi lugar y soy muy consciente de ello, y me encanta estar con la gente», declaró la Princesa, que caminó literalmente por campos de minas, estrechó la mano de pacientes con SIDA y tocó a los intocables de la India. «Ellos se sorprendían porque decían que nunca habían visto algo así antes, y para mí era algo bastante normal», añadió. Pero su agenda cambió de la noche a la mañana tras la separación. «Era la mujer separada del príncipe de Carlos, un problema, una carga… Se preguntaban: ‘¿Cómo vamos a tratar con ella? Esto no ha sucedido antes’. La vida se volvió muy difícil entonces para mí», admitió, y reveló cuál sería su trabajo ideal en un futuro próximo. «Me gustaría ser embajadora de mi país«.

– ¿Diana de Gales fue manipulada para la ‘entrevista de la venganza’? Las investigaciones llegan al Parlamento

– El príncipe Guillermo cree que investigar la polémica entrevista de su madre es ‘un paso en la dirección correcta’

Sus problemas matrimoniales con el príncipe Carlos

«Quería desesperadamente que funcionara, amaba mucho a mi marido y deseaba compartir todo con él. Pensé que formábamos un muy buen equipo», dijo Diana de Gales en 1995 sobre su matrimonio con el príncipe Carlos. Sin embargo, en diciembre de 1992 anunciaron su separación. «Sentí una profunda tristeza. Porque habíamos luchado para mantenerlo vivo, pero realmente los dos nos habíamos quedado sin fuerzas», aseguró. Ante la siguiente pregunta de Martin Bashir, («¿Cree que Camilla Parker Bowles fue un factor en la ruptura de su matrimonio?»), Diana pronunció la famosa frase «éramos tres en mi matrimonio«. Y, aunque confesó que su deseo no era divorciarse del príncipe Carlos, en agosto de 1996 se hizo oficial y ella comenzó una nueva vida que acabaría trágicamente el 31 de agosto de 1997.

Sus hijos

Lo más importante para Diana eran sus dos hijos, Guillermo y Harry de Inglaterra, a los que transmitió grandes valores. «He llevado a los niños a todo tipo de áreas donde no creo que nadie de esa edad en esta familia haya estado antes. Y tienen un conocimiento, y puede que nunca lo usen, pero la semilla está ahí, y espero que crezca porque el conocimiento es poder. Quiero que entiendan las emociones, las inseguridades y la angustia de la gente, y sus esperanzas y sueños«, explicó. El bienestar de los niños era fundamental para la Princesa y llegó a un acuerdo con el príncipe Carlos para que el anuncio oficial de su separación se hiciera antes de las vacaciones de Navidad de 1992. «Les expliqué lo que estaba pasando y ellos se lo tomaron como lo hacen todos los niños, con muchas preguntas. Yo esperaba poder tranquilizarlos, pero ¿cómo?», exclamó.

Diana de Gales y la entrevista que lo cambió todoVER GALERÍA

La presión mediática

La vida de Diana de Gales estaba ligada a los medios de comunicación desde el mismo momento en el que salió a la luz su relación con el príncipe Carlos. La pareja real pensaba que tras su boda, celebrada en 1981, el interés descendería, pero no fue así. Todos los ojos se posaron sobre la Princesa, sobre todo, durante su gira por Australia y Nueva Zelanda . Según manifestó Diana en la entrevista, la presión mediática «hizo muy difícil» su matrimonio con el príncipe Carlos. «Los medios de comunicación estaban completamente fascinados por todo lo que hacíamos. Habían encontrado un cuento de hadas en el que todos querían trabajar», afirmó. La atención por ella tampoco disminuyó con la separación y «a día de hoy», dijo durante la charla con Martin Bashir , «sigo encontrando excesivo el interés». «Cuando tengo mis actos públicos es normal, entiendo que cuando salgo del coche me fotografíen, pero ahora también es cuando salgo de mi casa. Nunca sé dónde va a estar el objetivo», añadió en esta charla, en la que compartía sus sentimientos hacía la prensa a la vez que respetaba su profesión. «Antes había una relación que funcionaba, pero ahora no puedo tolerarla porque se ha vuelto abusiva y es acoso. No quiero que se entienda esto como que me estoy autocompadeciendo. No lo hago. Entiendo que tienen un trabajo que hacer».

Bulimia, autolesiones y depresión postparto

Mientras la sociedad esperaba que sufriera en silencio, Diana hablaba abiertamente de su bulimia, sus autolesiones y su depresión postparto. «Nunca había tenido una depresión en mi vida. Pero cuando lo analicé pude ver que todos los cambios del último año me habían afectado, y mi cuerpo había dicho: ‘quiero descansar'», afirmó en 1995, y confesó que en esta época tan complicada de su vida «me infligí dolor a mí misma, me lesioné los brazos y las piernas». Tras este bache, la bulimia que padecía la Princesa se acentuó por la situación que atravesaba su matrimonio. «Mi marido y yo tuvimos que mantener todo juntos porque no queríamos decepcionar a la gente. Pero había mucha ansiedad entre nuestras cuatro paredes», reconoció, confirmando que, aunque convivió durante muchos años con este trastorno alimentario, «ahora estoy curada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *