09/21/2021

Cuando el ‘Yes sir, i can boogie’ de Baccara se convirtió en el himno de la selección escocesa de fútbol

Un vídeo viral convirtió el hit del dúo en el cántico favorito de los hinchas, y lo llevó a lo más alto de las listas británicas más de cuarenta años después de su publicación

 

No es el primer hit de la música pop que vive una segunda juventud, pero la historia de la resurrección que el ‘Yes sir, i can boogie’ de Baccara experimentó el año pasado es única en su especie. La canción, publicada originalmente en 1977, conquistó el número uno de las listas británicas en su momento y estuvo muy cerca de hacerlo en 2020, cuando llegó hasta el número tres. Y todo, sin que sus propias intérpretes ni su compañía moviesen un dedo. ¿Cómo pudo ocurrir?

Todo empezó en 2015, cuando Andy Considine, jugador del Aberdeen escocés, se grabó bailando el hit en su despedida de soltero, vestido con minifalda y sujetador y rodeado de sus amigos. Cinco años después, con la pandemia ya haciendo estragos, el seleccionador escocés lo convocó para suplir a otros jugadores de primera línea que causaron baja por el coronavirus. Considine hizo su debut con su selección frente a Serbia en un partido a vida o muerte, en el que se jugaban la clasificación para la Eurocopa de 2021. Fue un encuentro de infarto, que acabó en la ronda de penalties. Pero ganaron el partido y gracias a ello se clasificaron para el torneo por primera vez en veinticinco años, y cuando lo celebró en el vestuario con sus compañeros, decidió volver a tirar del rompepistas de Baccara. Alguien lo grabó, y nuevo fenómeno viral al canto.

En cuestión de horas, las emisoras de todo el país ya habían pinchado ‘Yes sir, i can boogie’ durante horas, miles de miembros de la Tartan Army (el apodo que recibe la hinchada de la selección escocesa) se grabaron cantándola en las redes sociales, y las cifras de reproducciones en las plataformas de ‘streaming’ se dispararon hasta llevar la canción al podio de las canciones más escuchadas. Hasta la BBC Scottish Symphony Orchestra se hizo eco de lo que estaba ocurriendo, grabando y publicando una versión propia.

La noticia no tardó en llegarle a María Mendiola, la cantante de Baccara fallecida el pasado domingo, que no disimuló su sorpresa. «Tengo amigos allí, y me dicen que suena cada cinco minutos», dijo a la BBC. «Con todas las noticias que hay en el mundo, la BBC ha puesto la canción en el informativo de mediodía y de la noche. Para mí, con la edad que tengo, es impresionante. ¡Pero si estaba como Tutankamón en la pirámide que ni salgo de casa por el Coronavirus! Siento como un subidón de adrenalina, como si me hubieran puesto una inyección. Siempre agradeceré al equipo escocés y especialmente a Andy Considine por hacerme tan feliz después de 43 años. Vi todos los artículos y todos me llaman sin parar, he hecho un montón de entrevistas. Estoy encantada. He dado las gracias al equipo de Escocia y he hablado con Andy a través de Instagram. Me dedicó unas palabras muy bonitas». Incluso se planteó que las actuales Baccara regrabaran la canción expresamente para los fans escoceses.

Aunque eso al final nunca ocurrió, cuando comenzó la Eurocopa, los 12.000 hinchas a los que se les permitió estar dentro del estadio de Hampden cantaron la canción antes del partido inaugural de Escocia con la República Checa, demostrando que Baccara-mania seguía viva y coleando. Los escoceses perdieron por 2-0, pero al día siguiente, un remix de la canción realizado por DJ George Bowie llegó hasta el número 2 en la lista de iTunes. «Puede que no hayamos tenido el mejor comienzo en el campo de juego, pero el hecho de que estemos ganando la batalla de las listas nos da a todos esperanza. Si Inglaterra pierde un partido, sus canciones caen en las listas, pero Escocia perdió y subimos al número dos después del partido», dijo el pinchadiscos. Desde entonces, la canción nunca falta en los viajes de los forofos escoceses, tal como demuestran los vídeos grabados por ellos mismos, cantando la canción en aviones y trenes mientras se dirigen hacia cada partido, y que acumulan cientos de miles de visitas en las redes sociales.

 

En realidad, la canción nunca perdió su popularidad en Reino Unido. La banda Goldfrapp y la cantante Sophie Ellis-Bextor publicaron sendas versiones en 2003, y más tarde hicieron lo mismo The Fratellis, tras interpretarla en un programa de radio y recibir cientos de mensajes de felicitación, entre ellos uno de Mary Dostal, viuda del letrista de ‘Yes Sir, I Can Boogie’ Frank Dostal, que les dijo: «Por supuesto, siempre supe que esta es una gran canción, y cada vez que recibimos una solicitud de permiso para hacer una nueva versión, tengo que preguntarme si a Frank (mi esposo) le gustaría. Esta vez estoy seguro de que lo haría. ¡Los Fratellis han demostrado el potencial que tiene esta canción! Una gran versión y para mí, mis hijos y nietos simplemente la adoramos, ¡bien hecho!». También les escribió Marie-Luise Soja, viuda del otro coautor de la tonada, Rolf Soja: «Los Fratellis han creado una excelente reinvención de ‘Yes Sir, I Can Boogie’, que disfrutarán las generaciones venideras» .

 

www.abc.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *