Corte Internacional de Justicia da veredicto en disputa marítima entre Colombia y Nicaragua

Los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminaron este jueves que Colombia debe «cesar de inmediato» el patrullaje y el intento de controlar las actividades pesqueras y la investigación marítima en partes del Caribe occidental que, según la Corte, son parte de la zona económica exclusiva de Nicaragua en esas aguas, reportó Reuters.

La Corte Internacional de Justicia de La Haya emitió así su veredicto en una de las disputas marítima entre Colombia y Nicaragua por sus fronteras y soberanía en el Mar Caribe, un conflicto que data de años.

El caso, que viene en disputa legal desde hace años y llegó a la alta corte de Naciones Unidas, busca resolver un conflicto por la soberanía marítima de un grupo de islas ubicadas en el Mar Caribe. Anteriormente La Haya ya dictaminó que un grupo de islas pequeñas le pertenece a Colombia, pero amplió los límites marítimos en disputa a favor de Nicaragua.

Las islas en disputa están ubicadas a casi 500 millas de la costa noroeste de Colombia y a casi 150 millas de la costa de Nicaragua, reportó Reuters.

Los dos países, que están separados por Panamá y Costa Rica, reclaman la soberanía de San Andrés y Providencia, islas ubicadas frente a la costa atlántica de Nicaragua, al igual que varios cayos y un área de casi 50.000 kilómetros cuadrados de aguas de pesca, reportó Reuters.

La disputa marítima entre Colombia y Nicaragua

El caso trata una demanda de Nicaragua que asegura que Colombia habría violado el derecho internacional por «por no haber dado aplicación al fallo del 19 de noviembre de 2012 de la Corte Internacional de Justicia» por operaciones de la Armada Colombiana en el Caribe y por haber expedido un decreto Zona Continua Integral en el Archipiélago con el cual desconoce el fallo de 2012, informó la Cancillería de Colombia.

Entre tanto, Colombia contrademandó a Nicaragua alegando que ese país ha violado los derechos de pesca artesanal de los habitantes del Archipiélago «para acceder y explotar sus bancos de pesca tradicionales», así como la adjudicación «de forma unilateral áreas marinas en detrimento de Colombia», dijo la Cancillería.

La zona marítima en disputa es reconocida como rica y extensa para la pesca, así como para la exploración y probable explotación de petróleo y otros hidrocarburos.

Los fallos anteriores

Tras una disputa legal de años que inició a comienzos del siglo XX, en 2007 la Corte Internacional de Justicia declaró la soberanía de Colombia sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que están ubicadas sobre el Mar Caribe. Pero en ese entonces no definió cuál era la frontera marítima entre ambos países.

El proceso siguió y en 2012 La Haya le otorgó a Nicaragua 80.000 km en el Mar Caribe, y posterior a eso Colombia dijo que no reconocería este fallo.

Nicaragua entonces solicitó a la Corte que interviniera para obligar a Colombia que acatara la sentencia de 2012. Y también para que extienda la plataforma continental en más de 200 millas náuticas.

«Nicaragua solicitó a la Corte que determine la ‘frontera marítima única’ entre las áreas de la plataforma continental y las zonas económicas exclusivas correspondientes a Nicaragua y Colombia, respectivamente, en forma de una línea media entre las costas continentales de los dos Estados», dijo la corte en el fallo de 2012.

De esta manera, la Corte le otorgó a Nicaragua delinear una nueva línea en la plataforma con la que le concedió una plataforma marítima de 200 millas náuticas al país centroamericano.

Ante el fallo, el entonces presidente de Colombia Juan Manuel Santos respondió que su Gobierno no acepta el fallo por considerar que la Corte incurrió en «graves errores» al trazar una nueva delimitación marítima entre este país y Nicaragua.

«En lugar de limitarse a trazar la línea en el área regulada por el tratado Esguerra-Bárcenas, resolvió extender dicha línea al norte y al sur del archipiélago», indicó Santos en alusión al acuerdo firmado entre los dos países en 1928 y que desconoce Nicaragua por considerar que entonces el país centroamericano estaba ocupado militarmente por Estados Unidos.

El mandatario colombiano declaró entonces que La Haya reconoció la soberanía de Colombia sobre todo el archipiélago pero que luego separó los cayos de Serrana, Serranilla, Quitasueño y Bajo Nuevo del resto.

Pero Colombia, según ese momento y hasta ahora, dijo que esa línea de frontera que Nicaragua reclamaba «estaba situada en una zona en la cual ese país no poseía ninguna titularidad» ya que «las dos costas continentales están situadas a más de 400 millas la una de la otra».

FUENTE: CNN ESPAÑOL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.