Confirman primer caso de Fiebre Amarilla en Santa Catarina

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social alertó para los viajeros al Brasil, que se confirmó el primer caso humano de Fiebre Amarilla, registrado este año, en el Estado de Santa Catarina, uno de los destinos predilectos de los paraguayos durante la época veraniega.

Para impedir que la enfermedad ingrese a Paraguay, es necesario que la población esté vacunada con la antiamarílica de dosis única, que confiere protección de por vida.

“Si va a Brasil u otro país donde circula la Fiebre Amarilla, cerciórese de estar vacunado”, señaló la cartera sanitaria.

Recientemente, autoridades sanitarias de Brasil confirmaron el primer caso humano de Fiebre Amarilla de este año, en esa zona del vecino país. La afectada es una mujer de 40 años, que no poseía registro de vacuna contra esta enfermedad.

La vacuna contra la Fiebre Amarilla está destinada a la población de 1 a 59 años de edad. Esta vacuna surte efecto recién después de 10 días de su aplicación, por eso se recomienda vacunarse con anticipación, principalmente a todas aquellas personas que viajarán al Brasil y no están vacunadas.

Vacunados no requieren nueva aplicación

Se recuerda a la población ya vacunada contra la Fiebre Amarilla que no es necesaria la aplicación de otra dosis de la vacuna.

La antiamarílica es de dosis única y con esto confiere protección de por vida.

Si aún no se vacunó o no vacunó a sus hijos contra esta u otra enfermedad, acérquese hasta el vacunatorio más cerca a su domicilio, exhortó el MSPBS, que sostiene que las vacunas son seguras y eficaces, y están disponibles gratuitamente en todos los vacunatorios del país, dependientes de la cartera de Estado.

La antiamarílica está contraindicada para:

  • Personas con antecedente alérgico al huevo o proteínas de aves.
  • Embarazadas.
  • Personas de 60 años y más.
  • Madres en el primer semestre de la etapa de lactancia.
  • Personas con estados febriles graves.
  • Trasplantados.
  • Quienes estén bajo tratamiento con inmunosupresores o inmunomoduladores.
  • Personas con VIH.
  • Personas con inmunodeficiencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *