11/28/2021

Atracciones de la radio de antes

UN POETA POPULAR

En el libro “Teodoro S. Mongelós. La pluma nunca acallada”, escrita por Daniel Torales, prestigioso promotor y difusor del arte musical paraguayo, actualmente conduciendo un destacado programa en Radio Uno 650 AM, relata la vida, la trayectoria y las obras del destacado poeta popular ypacaraiense, donde se encuentran capítulos sumamente interesantes del vate nacional. En la página 22 de su obra se refiere a la participación del poeta en el programa “Enramada Guy”, que se emitía por ZP3 Radio Teleco, en el año 1948, señalando que el programa se inició con la colaboración de Juan Bernabé, conocido entonces en su rol de cómico con el apelativo de “Chachito” y el conjunto que integraban, a más de Teodoro S. Mongelós, Diosnel Chase e Ignacio Melgarejo.

La dirección artística del programa, así como los libretos y glosas estaban a cargo de Teodoro, a quien se observa en la foto de la obra citada. “Más tarde, en la misma emisora, se emitió otro popular programa, Ñasaindy Poty, teniendo siempre al poeta ypacaraiense como director, acompañado de Emilio Bobadilla Cáceres, Toledo Núñez, Diosnel Chace, Alejandro Villamayor, Ramón Gamarra y Néstor Romero Valdovinos. Teodoro alcanzó a actuar tanto en radio como en teatro durante doce años continuadamente, recorriendo todo el interior del país y también el extranjero, obteniendo muy buena acogida por parte del público.

Con la audición radial de carácter nativista Enramada Guy, batió posiblemente el récord en temporada, ya que estuvo por tres años consecutivos en la radio, con muy buena receptividad de audiencia a través de la prestigiosa Radio Teleco”, conforme escribe Daniel Torales en la obra dedicada al prestigioso poeta popular, nacido el 9 de noviembre de 1914, en Ypacaraí. Por esos años ZP3 era una de las emisoras más prestigiosas de las existentes en Asuncion, bajo la dirección de Gerardo Halley Mora, quien poco tiempo después, en la década de los años 50, sería también el director de Emisoras Paraguay, de propiedad con sus hermanos Eulalio y Pedro, constituyendo un medio de comunicación de vanguardia en esa época.

LA FONDA DE ÑA FILOMENA

Radio Comuneros, bajo la dirección de Juan Bernabé, en los años 60 puso en el aire el programa “La Fonda de Ña Filomena”, un programa de carácter humorístico con la producción de Andrés Barreto Calderoli, programa que seguía la línea marcada por otros similares, uno de ellos con libretos de Néstor Romero Valdovinos, La Pensión de doña Liga, primero, y luego, La Pensión de Ña Lolita con libretos de Mario Halley Mora, popularizadas en otras emisoras en los años anteriores. Radio Comuneros fue antes ZP9 Radio La Capital, y funcionaba en Iturbe casi Rodríguez de Francia, para posteriormente afincarse sobre la Avda. Estados Unidos entre octava y novena.

Efraín Martínez Cuevas, periodista, escritor y gran protagonista de la radio en las décadas pasadas, en su blogg “Cuarto Poder” escribió que la emisora citada, en donde también le cupo desempeñarse, “En los años 60 contaba con un seleccionado grupo de profesionales locutores entre ellos: Francisco Díaz Cantero (Francis Dican), Herma Sosa Montanía, Silvio Noguera Ayala, Papi Núñez, Narciso Ríos, Coco Bernabé, Betty Roth, José Giménez, Margareth Montórfano, Alejandro Ortiz Aquino, Juan Hernando Dos Santos, Jonny Sánchez, Miriam Emilce de Barreto, entre otros. Eran tiempos de la radio espectáculo, con artistas actuando en sus respectivas fonoplateas. Una emisora de antes no se concebía sin un salón auditorio donde actúen las orquestas más famosas y estén colmados de público”. La foto corresponde a los protagonistas del programa “La Fonda de Ña Filomena”: José Estigarribia, y los actores Abel González y Raúl Valentino Benítez, quienes con otros destacados actores – humoristas daban vida a personajes de un inquilinato, provocando la hilaridad del público presente y oyente de la emisora. Programas y personajes que escribieron las páginas de nuestras historias dominicales.

EN RADIO GUARANÍ

La emisora ZP 7 fue en su época un escenario predilecto de los grandes grupos musicales y conjuntos que desfilaron casi a diario por sus estudios con auditorio lleno de público, y los fines de semana desde el inicio hasta el término de la programación. Dos figuras importantes de ZP7 Radio Guaraní, creada el 6 de enero de 1950 bajo la dirección de César M. Sacarello, primero, y Esteban Cáceres Almada, hasta el final de su salida al aire, por ese entonces tenía sus estudios en Independencia Nacional y Primera, trasladándose en los años 60 en Avda. José Feliz Bogado y Séptima, este último ex local existe aún, casi en ruinas, nos referimos al periodista deportivo Jaime Arditti y el locutor Rubén Brítez Monin (foto), ambos en cada una de sus funciones trabajaron exclusivamente en esa emisora en la década de los años 60 y 70.

Arditti, también creó y dirigió programas deportivos por los años 70 en Canal 9 TV. En Radio Guaraní tuvo a su cargo la conducción y dirección del programa: Asociación Periodística Especializada, que contaba con la participación de los ya consagrados profesionales de la radio de esos años, como: Ramón Abelardo Villalba, Rodolfo Schaerer Peralta, Miguel Ángel Rodríguez, Héctor Velázquez, Víctor Caballero Cocuesta, Juan Manuel “Papote” Fretes, Carlos Areco y Antonio Cristaldo, entre otros. Por su parte Rubén Brítez Monin, fue un consagrado locutor y conductor del programa Mañanitas Paraguayas que se inició el 10 de octubre del año 1953 en ZP 7, contando con libretos de Cirilo R. Zayas, poeta, glosista, periodista y docente, quien también le puso letra a una composición de Alejandro Villamayor dedicado al programa. Víctor Caballero Cocuesta fue el operador del programa diario. La página musical fue parte infaltable del repertorio predilecto de los conjuntos musicales de los años pasados. El programa se irradió hasta los años 80, siempre en el mismo medio. La foto corresponde a la transmisión de algún evento deportivo nocturno desarrollado en el ya desaparecido estadio Comuneros, transmitiendo para Radio Guaraní las jornadas que noche a noche congregaba a los amantes de los deportes menores en los escenarios previstos para ello.

Fuente: La Nacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *