La discusión sobre el alza de las primas de riesgo por el coronavirus reaviva las disensiones en el BCE

Los enfrentamientos y la epidemia llevan al organismo a convocar una reunión extraordinaria

Christine Lagarde, presidenta del BCE, el jueves.

El coronavirus ha trastocado la agenda política y económica de todo el planeta. En Europa, los Gobiernos aprueban planes de cantidades estratosféricas para asegurar una salida de la recesión que se avecina. Y el Banco Central Europeo (BCE) se ha visto obligado ―tras un muy costoso traspiés de su presidenta, Christine Lagarde― a recalcar que hará todo lo que esté en su mano para evitar que la pandemia acabe afectando la estabilidad financiera de los países del sur. Pero no todos sus miembros están de acuerdo. En un insólito comunicado oficial, el BCE desmiente las declaraciones del austriaco Robert Holzmann, miembro del Consejo de Gobierno.

Las disensiones internas y la epidemia han llevado al organismo incluso a convocar una reunión extraordinaria. La lucha entre halcones y palomas es todo un clásico en el BCE, una pelea que llegó a su cenit durante el mandato de Mario Draghi. Su sucesora parecía haber conseguido que esas diferencias amainaran. La propia Lagarde recalcó con orgullo la unanimidad que logró en el organismo para sacar adelante el paquete de estímulos contra la amenaza generada por la la Covid-19. Pero la paz parece haber saltado por los aires.

Fuente: elpais.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *